La lengua en el cerebro

Noticias - Generales

La agencia EFE lanza una noticia según la cual los hablantes de diferentes idiomas no usan las mismas partes del cerebro al comunicarse. Para comprobarlo se han realizado pruebas con más de 15 individuos de diversas nacionalidades. El estudio arroja que si bien alguno de los vocablos activan las mismas zonas del cerebro, otros no. Por ejemplo, determinadas palabras activan áreas distintas en idiomas como el chino o el inglés. 


El asunto no deja de ser curioso y parece ser que es debido a los diversos matices tonales que puede tener una palabra en idiomas como el mandarín.

uli kunkel / photocase.com

Comentarios (0)
   

Ceguera

Literatura - Relatos

sïanaïs / photocase.com

DESPERTÉ al mundo sumida en la negrura. Dicen que de pequeña casi no lloraba, supongo que por no desasir la realidad por completo. Permanecía atenta y centrada ya con meses. Atenta a los aires del norte, decía mi madre, a los que bajan de la sierra y calman la sangre. A mi sólo me calmaba la noche. Bendita paradoja. De algún modo la sentía desde mi alumbramiento.

No sé quién lo apreció antes, si la abuela Clementina entre rosario y rosario, o Alma, la joven que por entonces trabajaba en la gran casa del pueblo. Sólo en la ausencia absoluta de luz y por ende, de artificio, mi más valiosa y casi única vía de comunicación con el exterior se tornaba efectiva. Me incorporaba en el moisés y husmeaba a mi alrededor. La abuela Clementina se santiguaba con fervoroso pavor y se precipitaba a la diminuta capilla junto al pozo; dicen que Alma sonreía, que se acercaba y me susurraba algo al oído.

Tanto ha llovido que olvidé sus palabras, pero siempre he sospechado, que de algún modo me entendía, que al verme con los pequeños bracitos firmemente apoyados, la cabeza vuelta al cielo, y las aletas de la nariz hinchadas, sabía que como ella, yo también podía oler los colores.

Juan Ruano

 

Comentarios (0)
   

Dios ha muerto

Ciencia - Física

El físico, cosmólogo y divulgador científico Stephen Hawking, ha lanzado al aire, como viene siendo frecuente en él últimamente, una afirmación según la cual Dios no creó el Universo. El universo puede crearse de la nada, no hay lugar para Dios en las teorías sobre la creación del Universo, dice el profesor Hawking.

Él había sostenido previamente que la creencia en un creador no era incompatible con la ciencia. Ahora, en su nuevo libro, The Grand Design, concluye que el Big Bang fue una consecuencia inevitable de las leyes de la física.

Algunas frases lapidarias del señor Hawking:

La creación espontánea es la razón de que existamos".

No es necesario invocar a Dios para encender la mecha y darle inicio al Universo", concluye el científico.".

Si descubrimos una teoría completa, sería el último triunfo de la razón humana, porque entonces conoceríamos la mente de Dios".

El libro fue co-escrito por el físico Mlodinow Leonard y se publicó el pasado 9 de septiembre.

Mi opinión personal no puede estar más en consonancia con la del señor Stephen Hawking. Aun sin conocer mucho del tema (mis lecturas se circunscriben a unos pocos volúmenes), algo me decía que la dirección a tomar era justamente ésta. Habrá gente que piense que sólo la prepotencia puede parir ideas así, que la mente humana trata de categorizar y llamar al orden aquello que desconoce, que el tiempo podría aportar evidencias de la existencia del Divino. Es posible; todo esto podría ser una nefasta salida de tono, pero me gustaría constatar que se está dando explicación (o tratando de hacerlo) a una inquietud antigua del hombre, que justamente usó la figura de dios para tapar el enorme agujero que el desconocimiento había generado y no al revés.

Hasta el siglo XVI se pensaba que la sangre estaba estancada en el cuerpo, que éramos como enormes botellas con forma antropoide. Hubo de venir Servet a sacarnos del error, pero claro, al principio su teoría fue acogida con todo el escepticismo disponible por la gente de la época. Ahora sabemos que el buen hombre tenía razón. Está claro que el conocimiento de Dios es una tarea mucho más difícil, pero el ejemplo me vale para aclarar lo que trato de exponer. Cuando comenzamos a mirar al cielo y tuvimos capacidad para preguntarnos por aquello que veíamos, la física cuántica hubiera resultado mucho más irreal e insólita que la figura de Dios. Así que a falta de otra cosa lo usamos a Él. Recordad que su cometido primigenio era explicar nuestro origen.

Ahora Hawking nos brinda una explicación, pero tan arraigada está la idea en nuestro ser, que ya no podemos desprendernos de ella. Tal vez un día Dios no sea mas que una leyenda, como los famosos elefantes que sostenían la tierra cuando se tenía la firme creencia que la superficie de la misma era plana.

Dim lights


Comentarios (0)
   

Las caras de la luna

Ciencia - Física

Hace un par de fines de semana estuve realizando unas fotografías a la luna desde la casa de campo de una amiga. Hoy contemplaba una de ellas y me preguntaba por qué vemos siempre la misma cara del astro. Recuerdo que alguna vez supe la explicación, pero la había olvidado, como la mayoría de las cosas que alguna vez aprendí sobre astronomía. Hay muchas páginas que lo explican, pero todas parecen cacarear lo que han leído en otros sitios, y al final, la cosa no queda del todo clara: si el que redacta el artículo no termina de entender lo que redacta, difícilmente lo puede hacer comprender a los demás.

Imagen: Juan Ruano

A bote pronto, sé que muchos de los que leéis este post pensaréis que la luna carece de movimiento de rotación sobre su eje, probablemente debido a la fuerza que la tierra ejerce sobre ésta, y que por eso la cara que muestra es siempre la misma. Pues no, la luna rota sobre un eje imaginario que la atraviesa como todo buen hijo de vecino. Lo que sucede es que su movimiento de rotación se produce a la misma velocidad que el de traslación alrededor de la tierra. Al estar estos sincronizados, siempre nos muestra la misma cara, de hecho, si no rotase sobre sí misma nos mostraría ambos lados alternativamente.

Imagen: Javi Merino

Para aquél que siga pensando que aunque la velocidad de rotación sea la misma la cara oculta de la luna debería verse, le propongo que lo mire desde otra óptica. Se me ha ocurrido que descomponiendo el movimiento de la luna con respecto a la tierra sería más fácil verlo. Voy a tratar de explicarlo, pero si queréis verlo fácilmente, tomad dos objetos cualesquiera. Poned uno al lado del otro; uno hará el papel de la luna y otro el de la tierra. Como hemos dicho, la luna realiza un movimiento de rotación sobre su eje, y otro de traslación en torno a la tierra (realmente el centro de traslación no está exactamente sobre la tierra sino un poco alejado de ésta, pero para nuestra explicación eso no nos interesa). Podemos descomponer ese movimiento conjunto en dos separados, es decir, cuando la luna haya dado un cuarto de vuelta en torno a su eje, habrá hecho lo propio en torno a la tierra. Bien pues colocando el objeto que representa la luna justo delante vuestra, y el que representa la tierra en el mismo plano, algo más bajo y perpendicular a éste, rotadla un cuarto en el sentido inverso a las agujas del reloj. Si previamente habéis hecho una marca al objeto-luna en el lado que apunta al objeto-tierra veréis que ahora, tras girar un cuarto, esa marca apunta a la derecha. Ahora debemos completar el movimiento (recuerda que sólo hemos realizado el de rotación). Si rotáis un cuarto el objeto-luna en torno al objeto-tierra en el mismo sentido que el movimiento anterior, podréis comprobar que ahora la marca sí apunta a la tierra. Esto lo podríamos haber hecho en un movimiento conjunto de rotación y traslación, pero es más difícil sincronizar ambos y no se ve tan claro. Si repetimos el paso anterior veremos que el resultado continúa siendo el mismo.

Esto demuestra claramente por qué siempre vemos la misma cara de la luna.

Comentarios (0)
   

El peso de los planetas

Noticias - Generales

Científicos emplean un nuevo sistema de medición para conocer el peso de los planetas a partir de radio señales procedentes de los púlsares.

Saber más

thotti / photocase.com

Comentarios (0)
   

Friedrich Nietzsche

Citas - General

El hombre, en su orgullo,
creó a Dios a su imagen
y semejanza.

 

   

La caída

Literatura - Relatos

designritter / photocase.com

LA altura no le producía vértigo porque había vivido acostumbrándose a ella. Acariciada por el viento se balanceaba ahora, sumida en la profunda ensoñación de quien lo sabe todo perdido; de quien intuye que tras la caída se encuentra el final.

Día a día había ido agotando la lozanía de la juventud, quebrando los gráciles y suaves contornos y olvidando el apetito por lo nuevo. Al borde del primer y último abismo al que se enfrentaría aguardaba paciente y no tenía miedo; sentía orgullo por el trabajo bien hecho y agradecimiento por el don de la existencia.

Durante la caída, y el rítmico bamboleo que el viento le impuso, acaso sintió nostalgia del eterno hogar: la rama abandonada.

Juan Ruano

 

Comentarios (0)
   

Marco Aurelio

Citas - General

La mejor venganza
es no ser como ellos

 

   

La canción del púlsar

Ciencia - Física

Si una enana blanca se colapsa (esto sucede cuando su masa supera un cierto límite), da lugar a una estrella de neutrones. Cuando una estrella de neutrones emite radiación periódica, se la denomina púlsar. Los púlsares tienen un intenso campo electromagnético que los hace girar a velocidades de vértigo; por ejemplo, el Púlsar del Cangrejo (que se encuentra en el centro de la nebulosa del mismo nombre) gira 30 veces por segundo. Su forma es la de una esfera casi perfecta, y su diámetro, a diferencia de otros objetos estelares, es sólo de unos 25 kilómetros. En el pequeño volumen que genera se concentra la masa de varios soles.

En su giro barre la tierra con unos haces de radiación que pueden ser captados por radiotelescopios. Cuando en julio de 1967 Jocelyn Bell y Antony Hewish detectaron estas señales de radio de corta duración y extremadamente regulares, pensaron que podrían haber establecido contacto con una civilización extraterrestre. Más tarde se dieron cuenta de que había más focos en diferentes frecuencias. Hoy en día se conocen más de 600 púlsares con diferentes velocidades de rotación. El más famoso de ellos es el PSR B0531+21, también llamado del cangrejo.

Así suena un púlsar:

Dim lights

Recientemente se ha descubierto un nuevo púlsar con los ordenadores de algunos de los cientos de miles de voluntarios que ceden sus equipos dentro del proyecto de colaboración  ‘Einstein@Home’ (leer más)

Comentarios (0)
   

De las creencias

Pensamiento/Creencias - Religión

Me han interesado (y aún me interesan) la religión y su ámbito. Las creencias de una persona hablan por ella, y nos dan pistas acerca de su carácter, y en ocasiones, de sus principios. A grandes rasgos, y ateniéndonos a sus creencias religiosas, podemos identificar tres tipos de personas: teístas, ateos y agnósticos (aunque se podría hilar más fino estableciendo sólo dos categorías: teístas y no-teístas. Ésta última englobaría a los ateos y a los agnósticos). Todos, incluso aquellos que no lo saben, se pueden encajar en uno de estos tres “modelos” con mayor o menor fortuna.

Seleneos / photocase.com

El teísta cree en una o varias deidades, o en un creador universal que regiría y mantendría el cosmos. Postula la existencia de un absoluto personal y trascendente o la existencia de ciertas entidades divinas que sin llegar a tener el estatus de dios, se encuentran en niveles superiores de existencia. Dentro del teísmo podemos encontrar multitud de creencias. Una relación de alguna de ellas, tal vez las más comunes, puede quedar como sigue:

  • Deísmo: creencia en un dios que trasciende el universo, al que rige mediante leyes establecidas. La existencia y la naturaleza de Dios se alcanza a través de la razón y la experiencia personal, y no mediante revelación directa, fe o tradición.
  • Pandeísmo: Dios ha creado al universo pero no interactúa con él porque el universo y Dios son lo mismo. Resulta de una combinación de deísmo y panteísmo.
  • Panteísmo: el universo y Dios son lo mismo. Podemos ver que difiere sutilmente del Pandeísmo en que aquí la inmanencia es total.
  • Monoteísmo: creencia en la existencia de un sólo dios. Monoteístas son las principales religiones del globo: Cristianismo, Judaísmo, Hinduismo, Islamismo...
  • Politeísmo: los integrantes de cualquier doctrina politeísta creen en la existencia de múltiples dioses o divinidades organizadas en una jerarquía. Ejemplo de ello fueron las grandes antiguas religiones: egipcia, griega, romana, celta o nórdica.

Aparte de los mencionadas podemos encontrar más modelos que intentan explicar el papel de Dios en el mundo, pero la muestra es significativa y sirve para hacerse una idea clara del concepto.

El ateo rechaza la creencia en dioses o en cualquier sistema de deidades. En ocasiones argumenta contra la existencia de un ser superior. Sin embargo ateísmo no implica irreligión. Hay religiones no teístas, como el Budismo, que podrían ser consecuentes con el principio ateo.

Se conoce como antiteísmo a una postura más radical que el ateísmo, que no sólo niega la existencia de dios, sino que se opone frontalmente a la misma.

El agnóstico es, a grandes rasgos, aquel que considera inaccesible el ámbito divino, por lo tanto no se posiciona ni a favor ni en contra. Se trata una doctrina basada en observaciones y experiencias, y por lo tanto declara como inaccesible todo fenómeno que escape de la experimentación o reproducibilidad. Existen diversas variantes dentro del agnosticismo. Expongo aquí las que poseen una diferenciación más marcada.

  • Agnosticismo fuerte: éste argumenta que es imposible conocer la existencia de dios o dioses porque es algo que escapa a las evidencias alcanzables por el conocimiento.
  • Agnosticismo débil: opuestamente al agnóstico fuerte, éste si cree que es posible alcanzar ese conocimiento, aunque aún esté por llegar.
  • Agnosticismo apático: conocido también como apateísmo, argumenta que la existencia de dios o dioses es irrelevante, que no afecta nada al decurso de la vida humana, pues nuestra naturaleza es la que es.
Comentarios (0)
   

Página 4 de 7


Más artículos

  • John Cage y el silencio John Cage fue un compositor, instrumentista, filósofo, teórico musical y un largo etcétera, que revolucionó la música en la América de los años 50. Fue pionero en la música aleatoria, la música...
  • De Samhain a Halloween rowan / Photocase.com La palabra Halloween procede de la contracción de la expresión All Hallows' Eve (Noche de todos los santos). La festividad como tal proviene de la unión de dos otras muy...
  • La canción de las dunas Las dunas cantan. Marco Polo en el siglo XIII ya dijo “En ocasiones se llena el aire con el sonido de todo tipo de instrumentos musicales, incluso tambores y el chocar de armas”. Las dunas pueden...
  • Tao Te King Treinta radios convergen en el eje de una rueda, y sin embargo es el espacio vacío lo que le da utilidad al carro. Modelando la arcilla se hacen vasijas, y sin embargo es su oquedad lo que las hace útiles....
  • El efecto Mpemba MisterQM / Photocase.com El efecto Mpemba es el nombre que se le da a un fenómeno en la congelación del agua, que funciona de forma totalmente contraria a la intuición. Ante la pregunta:...
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8