El Libro Mudo - Literatura

Ir de gorra

secretgarden / photocase.com

Antiguamente cuando los señores de bien (entendamos "de bien" por adinerados) viajaban, lo hacían siempre con un mozo que les hacía las veces de criado o sirviente. A diferencia de los primeros, tocados con distinguidos sombreros, estos tapaban su cabeza con una gorra.

Cuando llegaban a establecimientos, tales como hoteles o restaurantes, el señor siempre pagaba por él y por "el de gorra", que obviamente carecía de posibles para hacerlo. De ahí que, con el tiempo, la expresión se hiciera extensible a aquellos que no pagan en ocasiones similares.

Comentarios (0)
 

Etimologías (II). Bizarro

Lengua

Continuando con las etimologías me gustaría hablar de la palabra bizarro.

Según la RAE, Bizarro:

De it. bizzarro, iracundo).

1. adj.valiente (esforzado).

2. adj. Generoso, lucido, espléndido.


En francés bizarre es "extraño", "extravagante"; la lengua inglesa ha tomado la palabra del francés con el mismo significado. El hecho de que se trate de una palabra de grafía similar a nuetro "bizarro" ha provocado y aún provoca confusión en su significado, y por lo tanto en su uso. Algunas personas usan bizarro con el mismo significado que en francés y en inglés. El Diccionario panhispánico de dudas desaconseja ese uso:

«Debe evitarse su empleo con el sentido de 'raro o extravagante', calco semántico censurable del francés o del inglés bizarre: «-Es un nombre bizarro. -No cuando se ha nacido en Sídney y se es australiana» (Leyva Piñata [Méx. 1984]). Tampoco debe emplearse bizarría con el sentido de 'rareza o extravagancia'».

Esto no es algo aislado, de hecho, la escritura de esta entrada está motivada por algún periodista que en un programa de gran difusión nacional (del que no diré el nombre por motivos obvios) se llena la boca con la palabra bizarro cuando lo que en realidad debería decir es extraño o extravagante.


Entradas relacionadas

Etimologías (I). Concepto

 

Comentarios (0)
   

Etimologías (III). Imbécil

trepavica / photocase.com

No hace mucho pasaba una noche de tabernas con un amigo. No recuerdo muy bien a cuento de qué alguien mencionó que la etimología de imbécil provenía de la palabra baculum (bastón). Lo estuve comprobando en varios sitios, y aunque no es algo en lo que todos los lingüistas estén de acuerdo, parece una de las hipótesis más extendidas (el famoso libro de etimologías Ernout-Meillet por ejemplo, tiene sus dudas al respecto).

La palabra imbécil nos habría llegado del latín bacillus, diminutivo de baculum, que junto al prefijo im, vendría a significar sin bastón. Se puede entender el bastón como símbolo de la autoridad reconocida a alguien por su experiencia (hay quien habla literalmente y hace referencia al apoyo que proporciona el bastón en sí mismo). Así que un imbacillus o imbecillus sería alguien que carecería de esta.

Progresivamente la palabra se ha hecho extensiva a aquellos que por su juventud o falta de sensatez, parecían carecer del apoyo de ese bastón (real o imaginario), símbolo de sabiduría.

 

 

Comentarios (0)
   

Ceguera

Relatos

sïanaïs / photocase.com

DESPERTÉ al mundo sumida en la negrura. Dicen que de pequeña casi no lloraba, supongo que por no desasir la realidad por completo. Permanecía atenta y centrada ya con meses. Atenta a los aires del norte, decía mi madre, a los que bajan de la sierra y calman la sangre. A mi sólo me calmaba la noche. Bendita paradoja. De algún modo la sentía desde mi alumbramiento.

No sé quién lo apreció antes, si la abuela Clementina entre rosario y rosario, o Alma, la joven que por entonces trabajaba en la gran casa del pueblo. Sólo en la ausencia absoluta de luz y por ende, de artificio, mi más valiosa y casi única vía de comunicación con el exterior se tornaba efectiva. Me incorporaba en el moisés y husmeaba a mi alrededor. La abuela Clementina se santiguaba con fervoroso pavor y se precipitaba a la diminuta capilla junto al pozo; dicen que Alma sonreía, que se acercaba y me susurraba algo al oído.

Tanto ha llovido que olvidé sus palabras, pero siempre he sospechado, que de algún modo me entendía, que al verme con los pequeños bracitos firmemente apoyados, la cabeza vuelta al cielo, y las aletas de la nariz hinchadas, sabía que como ella, yo también podía oler los colores.

Juan Ruano

 

Comentarios (0)
   

No hay tutía

General

L a expresión "No hay tutía" (debe escribirse junto pues nada tiene que ver con la relación de parentesco) tiene un curioso origen. La palabra tutía proviene de atutía y ésta del término árabe attutíyya. La atutía era un ungüento medicinal fabricado a partir de óxido de zinc utilizado para aliviar determinadas molestias oculares.

Con el tiempo, la palabra atutía se hizo extensiva y comenzó a ser usada como sinónimo de medicina o remedio. Así la expresión no haber (a)tutía vendría a significar, originalmente, ‘no haber remedio’.


Un ejemplo: ¡No hay tutía, hoy no sales!

Comentarios (0)
   

Página 1 de 2


Más artículos

  • John Cage y el silencio John Cage fue un compositor, instrumentista, filósofo, teórico musical y un largo etcétera, que revolucionó la música en la América de los años 50. Fue pionero en la música aleatoria, la música...
  • De Samhain a Halloween rowan / Photocase.com La palabra Halloween procede de la contracción de la expresión All Hallows' Eve (Noche de todos los santos). La festividad como tal proviene de la unión de dos otras muy...
  • La canción de las dunas Las dunas cantan. Marco Polo en el siglo XIII ya dijo “En ocasiones se llena el aire con el sonido de todo tipo de instrumentos musicales, incluso tambores y el chocar de armas”. Las dunas pueden...
  • Tao Te King Treinta radios convergen en el eje de una rueda, y sin embargo es el espacio vacío lo que le da utilidad al carro. Modelando la arcilla se hacen vasijas, y sin embargo es su oquedad lo que las hace útiles....
  • El efecto Mpemba MisterQM / Photocase.com El efecto Mpemba es el nombre que se le da a un fenómeno en la congelación del agua, que funciona de forma totalmente contraria a la intuición. Ante la pregunta:...
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8