De Samhain a Halloween

rowan / Photocase.com

La palabra Halloween procede de la contracción de la expresión All Hallows' Eve (Noche de todos los santos). La festividad como tal proviene de la unión de dos otras muy dispares: de un lado tenemos El día de todos los Santos, de tradición cristiana, donde se venera a todos los santos que no tienen una fiesta propia en el calendario litúrgico. Del otro, Samhain, fiesta de origen celta en la que se conmemoraba el final de la cosecha y la venida de las noches más largas. Samhain significa etimológicamente “el final del verano”. Así los celtas se reunían en torno a hogueras (de manera similar a como todavía hoy se hace en Walpurgis), dejaban comida fuera de sus casas y ponían velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz. Representaba el paso de año, o “año nuevo” a la vez que una apertura a otro mundo. Pero sobre todo era una noche en que los celtas podían reunirse con sus seres queridos ya difuntos, pues estos tenían la autorización para caminar entre los vivos; aunque para evitar el riesgo de los malos espíritus, que también vagaban libres, usaban pequeñas linternas hechas con nabos.

Como vemos, lo único que queda en el Halloween actual de la tradición cristiana es una leve referencia en el nombre y su fecha de celebración, el resto resulta de una adaptación de los mitos celtas.

En los últimos años nos hemos visto invadidos por la fiesta de Halloween; algo que se celebraba en círculos minoritarios ha pasado a formar parte de la gran mayoría. Hay quien ve esto como un paso más en la conquista cultural que los Estados Unidos vienen perpetrando desde el siglo pasado. Yo creo que esta fiesta nos es mucho más cercana de lo que creemos. Nos viene devuelta dando un rodeo, pero no podemos sentirnos completamente desvinculados de esta tradición, que tiene ecos en costumbres aún vigentes hoy en el norte de España. Por otro lado, celebrar (lo que sea y casi como sea) es una de nuestras idiosincrasias más evidentes y conocidas; sólo entiendo la crítica por el factor consumo, que ciertamente hace que la fiesta adquiera un tinte de frivolidad que no tenía en sus orígenes.

 


Más artículos

  • John Cage y el silencio John Cage fue un compositor, instrumentista, filósofo, teórico musical y un largo etcétera, que revolucionó la música en la América de los años 50. Fue pionero en la música aleatoria, la música...
  • De Samhain a Halloween rowan / Photocase.com La palabra Halloween procede de la contracción de la expresión All Hallows' Eve (Noche de todos los santos). La festividad como tal proviene de la unión de dos otras muy...
  • La canción de las dunas Las dunas cantan. Marco Polo en el siglo XIII ya dijo “En ocasiones se llena el aire con el sonido de todo tipo de instrumentos musicales, incluso tambores y el chocar de armas”. Las dunas pueden...
  • Tao Te King Treinta radios convergen en el eje de una rueda, y sin embargo es el espacio vacío lo que le da utilidad al carro. Modelando la arcilla se hacen vasijas, y sin embargo es su oquedad lo que las hace útiles....
  • El efecto Mpemba MisterQM / Photocase.com El efecto Mpemba es el nombre que se le da a un fenómeno en la congelación del agua, que funciona de forma totalmente contraria a la intuición. Ante la pregunta:...
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8